sábado, 22 de julio de 2017

El reencuentro.

La de dejé en el aeropuerto, mejor dicho, la dejamos...  o nos dejó. Lo cierto es que cuando partió, quedamos mudos, gimiendo apenas, vacíos de soledades, nosotros los tan acompañados, los tan arropados.
Mientras se estaba yendo, se giraba y nos lanzaba su penúltimo adiós, y otro... y otro... así hasta que las lágrimas solo se intuían en la distancia-
La "Pitu", che... la "Pitu", ese torbellino de amor que te arrasa.

Semanas atrás, cuando Alicia me pregunto: ¿Que sensación?... tu hermana... diez años.
Miedo, tengo miedo, le conteste sin dudarlo. Respuesta que reitere ante el requerimiento de una compañera, días mas tarde.
¿Miedo? pregunto la muchacha, que no entendía.
La llegada de la "Pitu" después de diez años, me producía un temor irracional, incomprensible.
Temor a qué, interrogaba un trozo mío, y cuando la pequeña salió por la puerta de llegada, lo comprendí, todo.
Donde me había metido estos diez años. Diez años, una montaña de semanas, quichicientos días, un montón de aniversarios, que fueron pintando canas, fortaleciendo y debilitando a partes iguales. Muchísimo tiempo, diez años, con sus 31 de diciembres y sus 9 de julios, como me pude despistar tanto.

La espera de ese momento, en el que una parte de vos interpela a la otra, ¿Donde carajo te metiste?.
La visita, el reencuentro traía consigo esa cuestión, subyacía en ella y asustaba.
En esta década, vino Toni y fundamos "Independents" en clave local para resolver problemas cercanos... no había ni wasap, ni telegram, por entonces.  Años después, nos juntamos con Pep y Rafa y fundamos S´Ateneu junto a Agueda, Ma, Antonia, Cati,... y organizamos mercadillos de todos los tipos de segunda mano, "Sa Virollas", los navideños, los del coleccionista... recitales de todos los colores y tamaños... conferencias con sabor a fresas y otras de chocolate. en una de ellas conocí a David y cuando montó "Iniciativa" me invitó y le acompañe. Y de su mano conocí a Juan Carlos y cuando tiró "la piedra en el estanque", me dijo "¿Sergito, te parece que Podemos?" a lo que contesté: "claro que Podemos" y me monté en esa tormenta, cuyo aire aún sopla con fuerza, en el espíritu.
Mientras tanto miles de horas trabajando el café en la empresa que dicen, ahora es grande.
Y Sergi creciendo, y Maribel omnipresente multiplicándose, madre, compañera, trabajadora... mujer. Lo fundamental y lo secundario conjugándose. lo intrascendente y lo importante debatiendo, debatiéndose en mí.

El amor de hermanos, cuando se aman, claro, es ese regalo maravilloso e inconmensurable que te da la vida. Por eso una parte mía, la emprendedora y movediza, la del compromiso y la responsabilidad, esa que se aturde, para no pensar todo lo que te extraña, "Pitu", menea en un rincón la cabeza. Mientras la otra, le dice: Hermano, ¿aprendiste?.



jueves, 8 de junio de 2017

De obreros y héroes

Los superhéroes
también acaban sus fuerzas.
Ven escapar
por la última rendija de su desaliento
el alito que les quedaba.
La penunbra apenas,
amenazando.

Miran atras,
y se preguntan:
¿valió la pena?
y en sus cabezas
se amontonan 
dudas y certezas
a partes iguales.
Miran alrededor 
y el horizonte
aparece lejano,
esquivo.

Los villanos 
se relamen,
prisiones tienden,
sistemas que encarcelan,
mermar sus sonrisas
buscan,
maniatar la alegría,
todo eso que no se compra.

Mientras aquellos,
los míos,
rayando el anti y el super
miran la forma
de recuperar,
se aferran a sus impulsos
a sus convicciones
a su amor por la vida.
Encontrando
en su conciencia proletaria
la inspiracion necesaria,
aquella,
que desmonta la amenaza,
la perfídia y la mentira.

Con un golpe de su capa,
una palabra,
el cincel o la pala,
el escudo o el andamio,
encuentran... las respuestas,
a todas las preguntas,
y vuelven a luchar
quise decir,
a vivir.





miércoles, 7 de junio de 2017

Abrazo hormiga.


                                            a mi amigo,
                                            Clement Hormiga.


Cuando sonríes
tu presencia intacta,
se expande, y
tu abrazo hormiga,
me arrasa.

Atraviesa 
todas las defensas,
desmonta 
todos mis miedos,
me devuelve a la vida.

Tan aturdido,
tan confundido,
como estaba.

Cuando apareces
tu temple hormiga
me infunde confiança,
y la armonia
de tus notas dulces,
enarbolan mañanas.

Son la melodía
de mi lucha huerfana,
el estandarte 
de mi día a día.

Mi Fuente
de inspiración.

miércoles, 12 de abril de 2017

Pánico de vos.

  Pánico de vos
de perderte, digo,
de que desaparezca
en la última estampida
lo que queda,
ese aquelarre 
de desencuentros y salvavidas,
los huérfanos de abrazos, 
los solos.

  Pánico de vos,
de que el giro
de la historia
roce, 
la mejilla del olvido,
y pongas tus ojos
en el infinito,
y no me encuentres,
tan vestido de horizontes
como estaba
tan quimera,
tanto y tampoco.

  Miedo a perderte
claro, 
hoy que las brumas 
ciegan, y anochece.

sábado, 1 de abril de 2017

Somos.

Una gota salobre en el mar de las emociones,
la palabra suelta, que al final... no te dije,
la voz que retumba en el fondo de la gruta,
o aquella que devuelve el valle profundo,
la amapola en el retrato del cuadro rojo,
las piernas temblando, después del terremoto...
eso somos,
lo individual y lo colectivo, conjugándose.

domingo, 12 de marzo de 2017

Presagios de primavera.

Necesitaba beber plaza,
comer árboles a cachos,
devorar sonrisas,
y alondras.

Precisaba fluir,
reencontrarme
con el vientre fecundo.

Sentir,
su palpito acompasado,
el del materno,
intenso y mujer,
y el del insipiente,
abriéndose paso.

Necesitaba beber plaza,
comer arboles a cachos,
sentir la vida,
galopándome por las venas.

Solidario,
con algún pueblo en lucha,
prodigo,
de abrazos fraternos,
de miradas eternas.

El infinito,
conjugándose natural,
presagios de primavera.



martes, 7 de marzo de 2017

Tu - yo.


Tu cuerpo,
ese maravilloso sortilegio,
que me hace despertar
en sueños.

Tu sexo,
un manantial,
el cáliz 
donde beben
mis sonrisas.

La pasión,
esa musa
que cabalgamos,
la vida.